The Heat Is Online

Plan Global de Modernizacion de la Energia

La creciente inestabilidad climática, generada por la presencia de gases en la atmósfera producidos por el hombre, pone en peligro nuestro hábitat, la salud pública y la estabilidad de nuestros sistemas económicos y políticos. El precio a pagar por el uso de los sistemas actuales de producción es un incremento de fenómenos atmosféricos extremos, lo que se suma a una creciente inactividad con respecto a nuestra dependencia de combustibles fósiles.

Mientras tanto, la crisis climática nos proporciona una oportunidad única para embarcarnos en una nueva revolución industrial.

Proponemos un proyecto global de modernización de las infraestructuras energéticas durante los próximos 15 -- 25 años. Creemos que el proyecto contará con el interés y la participación de todos los países. Es un proyecto pensado también para devolver la confianza en el medio ambiente a futuras generaciones. Es un proyecto que aumentará el sentido de seguridad en el ambiente, incrementando los niveles de vida al contribuir al desarrollo económico de las naciones menos industrializadas, a la vez que no se comprometerían los logros económicos en las naciones mas desarrolladas. El proyecto contribuiría a la expansión de la riqueza, estabilidad y equidad en la economía mundial, reduciendo de manera significativa las concentraciones de carbono en la atmósfera. Este proyecto fomenta al desarrollo humano por su alto sentido cívico.

Creemos que un conjunto de estrategias interactivas y mutuamente relacionadas (incluyendo el uso eficiente de combustibles fósiles, la institucionalización de los estándares de energías renovables, y la creación de un fondo internacional) ayudarán a acelerar la transición global de energía y las consecuentes inovaciones en nuestros sistemas económicos y sociales.

PUNTOS GENERALES DEL PLAN

I. Eliminación de los subsidios nacionales a los combustibles fósiles en los paises industrializados, y creación de subsidios parecidos para el desarrollo e implantación de tecnologías energéticas eficaces y programas de recapacitación para los trabajadores afectados en la industria de combustibles.

II. Adopción de medidas de control mas severas en la aplicación de los Estándares de Eficacia de los Combustibles Fósiles y Contenidos Renovables en los Estados Unidos como complemento al comercio de emisiones limitadas recogidas en el protocolo de Kyoto. Esta estrategia tendrá, además, posible aplicación en otros países.

III. Eliminación de los obstáculos que impiden la competencia y favorecen a las tecnologías altamente contaminantes, con el fin de crear un sistema más abierto y competetivo en el campo de la energía de acuerdo a criterios de costo, eficacia y bajos contenidos en carbono.

IV. Creación de un fondo de modernización de la energía mundial, con los ingresos generados por un impuesto sobre las transacciones monetarias de carácter internacional o con ingresos obtenidos por otras fuentes similares. Este fondo financiará el desarrollo de tecnologías no agresivas con el medio ambiente (renovables, eficaces y no emisoras de altas cantidades de carbono) y promoverá su transferencia a los países en vias de desarrollo.

V. Creación de una nueva agencia, o autorización a una ya existente, que al amparo del Protocolo de Kyoto, facilite la rápida transición hacia sistemas energéticos poco agresivos con el medio ambiente a través del intercambio de tecnologías de acuerdo a principios de equilibrio, sustentabilidad y competición.

El Protocolo de Kyoto de 1997 representa un primer paso importante hacia el objetivo de estabilizar la concentración de gases con efecto invernadero en un nivel que evite la interferencia peligrosa con el sistema climático. No obstante, el objetivo propuesto de reducción del 5.2% por debajo de los niveles de 1990, para los países industrializados, es insuficiente comparado con el 60 a 70% de reducción necesaria para la estabilización del clima a nivel global. La implementación de éstas reducciones modestas es debido a la falta de voluntad política, conflictos internacionales, y lo que consideramos una preocupación errónea por el impacto económico.

La falta de adecuación del Protocolo se deriva de las dificultades en el control y aplicación inherentes al sistema de "emisiones limitadas". El uso sin limites de los mecanismos flexibles contenido en el Protocolo (como el intercambio de las cuotas de emisiones, implenetación en conjunto y la estructura actual del Mecanismo de Desarrollo Limpio) permite a los paises industrializados evadir o postergar en forma sustancial, la reducción de sus emisiones de carbono por medio de la alteración del consumo nacional de energía.

Estos mecanismos de fliexibilidad tendrán un papel cada vez mas relevante; a corto plazo su uso debe de limitarse para asegurar que los países industrializados alcancen reducciones significativas en la emisión de gases con efecto invernadero y para que a los países en vías de desarrollo se les garantice una oportunidad dentro de condiciones de igualdad de participar en la lucha para prevenir la amenaza del cambio climático intensificado.

El Proyecto Global de Modernización de la Energía prevé un esfuerzo coordinado entre los países industrializados, los países en vías de desarrollo, instituciones multi-nacionales financieras y de energía y organizaciones no gubernamentales, con el fin de crear una nueva institución o desarrollar una ya existente al amparo del Protocolo de Kyoto para establecer y supervisar un Fondo Mundial de Modernización de la Energía que facilite una transición hacia nuevas tecnologías de la energía a nivel mundial.

Con carácter de urgencia solicitamos a los delegados de las Conferencias que consideren:

I: Eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles y provisión de subsidios equivalentes para desarrollar y difundir las tecnologías energéticas renovables y altamente eficientes, y para la re-capacitación de los trabajadores afectados en la industria de combustibles fósiles.

Los subsidios nacionales a los combustibles fósiles se deben eliminar. El gobierno de los Estados Unidos gasta entre $20.000 y 25.000 billones en subsidios directos e indirectos a la industria de combustibles fósiles. La suma total de subsidios al nivel mundial se calcula en unos $300.000 billones anuales. La eliminación de estos subsidios eliminaría las ventajas de precio injustas y artificiales que actualmente apoyan el consumo de combustibles fósiles.

El establecimiento de subsidios a las tecnologías renovadoras de la energía tiene como objetivo promover el desarrollo y comercialización de éstas a corto plazo, a través e incentivos a las empresas para diversificar sus fuentes de energía con paulativos incrementos en el uso de fuentes no contaminantes. Una parte de estos subsidios se utilizará para asegurar cursos de formación para los trabajadores afectados. Otra parte debería utilizarse, en la medida que la transición se vaya realizando, para el desarrollo e investigación de nuevas tecnologías de la energía renovable que asegure su acceso global y su comercialización.

II: La adopción de los Estándares de Eficacia de los Combustibles Fósiles y Contenidos Renovables.

La adopción de medidas de control mas severas sobre los Estándares de Eficacia de los Combustibles Fósiles, tanto para las empresas suministradoras, como para los usuarios, reduciría las emisiones contaminantes al tiempo que generaría un mercado para las fuentes de energía alternativas. Un caso sería el sector eléctrico de los Estados Unidos, donde la eficacia media es de un 35%, lo que contrasta con el 70 a 90% de eficacia de tecnologías como la co-generacion de gas y calor. De este modo los Estados Unidos (y cualquier otro país que adoptara estándares progresivos de eficiencia) podría reducir de manera significativa las emisiones manteniendo, e incluso aumentando la cantidad de energía generada. Cada sector en la industria de la energía -- generación de electricidad, transporte, uso industrial y doméstico -- debería estar sujeto a medidas cada vez mas rigurosas, específicas para cada sector y cada vez mas ligadas a estándares de eficiencia que tomaran en cuenta la producción de carbono.

De este modo se obtendría un nivel de eficacia notable, tanto en el suministro como en el uso de energía. En el sector del transporte, por ejemplo, la eficacia se obtendría gracias al cambio de los combustibles empleados (utilizando "fuel cells"que producen electricidad con hydrógeno, gas natural), y de estándares mas rigurosos de la eficiencia de automóviles.

Un Estándar de Contenidos Renovables (RC) y un estándar de Eficacia de los Combustibles Fósiles (FFE) progresivos asegurarían un suministro de tecnologías limpias que permitiría a los países reducir las emisiones de carbono en cada sector energético sin comprometer sus necesidades energéticas.

La adopción de estándares FFE y RC progresivos por otros paises complementaría el comercio de emisiones previsto en el Protocolo de Kyoto, y aceleraría el proceso de reducción de emisiones. La adopción de nuevos estándares (con cada país aumentando la eficacia de estos a intervalos determinados), superará las controversias sobre el equilibrio de derechos entre las partes negociadoras. Todas las facilidades energéticas transferidas a través del Fondo tienen que prever la eficacia de las naciones receptoras.

III: Eliminación de las regulaciones que fomentan las tecnologias ineficientes de alto contenido de carbono, e impiden la competencia entre las fuentes de energía bajo un criterio de eficacia, costo y bajos-contenidos contaminantes.

Muchas estructuras reguladoras de la energía y el medio ambiente fueron designadas inicialmente con objetivos sociales, económicos y medioambientales. Con los cambios producidos en el mercado y en la tecnología, vemos ahora que algunas regulaciones se han convertido en obstáculo para el desarrollo de fuentes de energía limpias y eficientes de bajo costo.

En los EE.UU. estos obstáculos incluyen, entre otros: el monopolio regulado de la generación y distribución eléctrica; la protección de sistemas ineficaces y altamente contaminantes por medios regulatorios; estándares basados en el consumo y no en la emisión de gases contaminantes; leyes que favorecen las plantas centralizadas de generación; y estructuras de control que no toman en cuenta la eficiencia y los costos externos.

La modernización de ciertas regulaciones y la eliminación de otras, junto con un régimen de eficiencia progresiva de los comubstibles fosiles, ayudara a crear mercados mas competitivos para las fuentes de energia basadas en criterios de eficacia, costo y baja emisión de gases contaminantes. Esta liberación del mercado generaría un crecimiento económico importante entre las compañías de energías inovadoras.

No obstante, somos conscientes de que la desregularización de los precios por si sola no aseguraría la protección del medio ambiente o del equilibrio social sin la ayuda de mecanismos complementarios, estándares e inversiones que alcanzaran este objetivo(1).

IV: El establecimiento de un Fondo Mundial de Modernización de la Energía, que utilice un impuesto en las transacciones internacionales de dinero (u otros fuentes comparables) para financiar el desarrollo, capitalización y difusión de tecnologías renovables y poco contaminantes.

Proponemos un fondo para financiar el desarrollo, capitalización y difusión de las tecnologías renovables y poco contaminantes. Este fondo permitiría a los países en vías de desarrollo, lograr su crecimiento económico sin necesidad de hacer uso de tecnologías contaminantes. Fomentaría el desarrollo y la comercialización de tecnologías renovables y poco contaminantes, y el desarrollo de tecnologías de energía renovable y eficiente al crear una infraestructura global.

Para lograr el impacto deseado, el fondo necesitaría recursos de cierta envergadura. Un impuesto del 0.25% sobre las transacciones internacionales de capital, estimadas en 1,5 trillones de dólares al día, por ejemplo, resultaría en unos ingresos de $150.000 a $200.000 billones de dólares al año. Además de financiar la transferencia de las tecnologías renovables, eficientes y no-contaminantes a los paises en vías de desarrollo, el fondo ayudaría a fomentar la formación técnica necesaria para implementar las nuevas tecnologías.

Hemos citado el impuesto sobre las transacciones internacionales de capital -- ideado por el Profesor James Tobin -- ya que lo consideramos justo y no discriminatorio. Esperamos que provea suficientes ingresos para la transición energética hacia las nuevas tecnologías en los países en vías de desarrollo sin afectar de manera significativa a las actividades que lo financian. Pero también existen otras fuentes de ingreso con altas potencialidades de financiamiento. Estas incluyen impuestos sobre los combustibles basados en el carbono, desviación de parte de los presupuestos de defensa dedicados a la protección del comercio del petróleo, y otros mecanismos de financiamiento.

Todas las facilidades energéticas obtenidas a través del Fondo Mundial de la Modernización de la Energía deberían cumplir el criterio de sustentabilidad, avanzando el rendimiento energético total de las naciones receptoras.

V: Creación de una nueva agencia o autorización a una ya existente que al amparo del Protocolo de Kyoto facilitaría una transición rápida hacia energías limpias en todo el mundo, por medio de la transferencia de tecnologías según principios de equilibrio, sustentabilidad, y mercados competitivos.

Debería crearse una nueva institución, o una ya existente debería ser autorizada para procurar designar y controlar el Fondo de Modernización de la Energía Mundial. Certificaría que todas las tecnologías transferidas por el Fondo garantizarán una mayor eficacia y una menor emisión de gases contaminantes en las naciones receptoras. Esta institución controlaría las transacciones del Fondo para evitar los casos de corrupción y malversación. Aseguraría que el Fondo sea administrado de manera transparente por actores del sector público y privado y que tuviera un cierto grado de experiencia en la promoción de tecnologías eficaces. La administración y control de estas políticas no tiene por qué conllevar un enorme aparato burocrático.

(1) Nota: En los EE.UU. se podría conseguir un alto nivel de eficacia en el uso de energías fósiles, y un bajo nivel de emisión de carbono, a través de políticas a nivel federal o estatal, en las cuales los impuestos se basarían en las emisiones de carbono. Este cambio en la política impeditiva no tendría porque afectar al nivel de ingresos. Alternativamente, permitiría destinar parte de los ingresos para el fomento de empleo entre trabajadores afectados, asistencia a las comunidades afectadas y mejora de las infraestructuras emisoras de gases contaminantes, como el transporte colectivo, planes para el uso del suelo e inversiones en planes de eficacia y conservación.

Participantes en el foro de discusiones del Plan de Modernización de la Energía Mundial:

Dr. Frank Ackerman, Global Development and Environment Institute, Tufts University, Medford, Ma.

Dr. Steven Bernow, vice president, Tellus Institute, Boston, Ma.

Thomas R. Casten, CEO, Trigen Energy Corporation, White Plains, N.Y.

Dr. Michael Charney, Cambridge, Ma.

Stephen Cowell CEO, Conservation Services Group Boston, Ma.

* Dr. Paul Epstein, Associate Director, Center for Health and the Global Environment, Harvard Medical School, Boston, Ma.

* Ross Gelbspan, author, The Heat Is On, Brookline, Ma.

Dr. Jonathan Harris, Global Development and Environment Institute, TuftsUniversity, Medford, Ma.

Ted Halstead, founder, Redefining Progress, Washington, D.C.

Sivan Kartha, Stockholm Environment Institute, Boston, Ma.

Dr. David Levy, School of Management, University of Massachusetts, Boston, Ma.

Dr. William Moomaw, director, International Environmental Research Program, Tufts University, Medford, Ma.

Dr. Irene Peters, economist, Zurich, Switzerland.

Dr. Kilaparti Ramakrishna, Woods Hole Research Organization, Woods Hole, Ma.

Kelly Sims, Ozone Action, Washington, D.C.

* Convenors, World Energy Modernization Group

Bibliografía:

The Tobin Tax: Coping With Financial Volatility, Oxford University Press, Inc., 1996, Editors: Mahbub ul Haq, Inge Kaul, Isabelle Grunberg.

Fueling Global Warming: Federal Subsidies to Oil in the United States, a report by Douglas Koplow and Aaron Martin, Industrial Economics, Inc., prepared for Greenpeace, Intl.

Perverse Subsidies: Tax Dollars Undercutting Our Economies and Environments Alike, International Institute for Sustainable Development, 1998, by Norman Myers with Jennifer Kent.

The Heat Is On (Updated Edition), Perseus Books, 1998, Reading, Ma., by Ross Gelbspan

Turning Off The Heat, Prometheus Books, 1998, Amherst, N.Y. by Thomas R. Casten